Son muchísimas las razones por las que desde hoy mismo deberías andar como loco buscando varios psicólogos barcelona. Resulta que aunque uno no lo perciba, cada día las personas estamos sujetas a un sin número de eventos que a la larga nos afectan de manera emocional.

Y no se trata de hacer una cruzada y sacarnos a la cara todas aquellas cuestiones por las cuales deberíamos sentirnos mal y tristes, sino ser objetivos y ver en realidad aquellas cuestiones que hoy nos afectan y no somos conscientes de ellas.

Siendo así, que no vaya al psicólogo aquel que no haya tenido trastornos en el trabajo; el que no haya suspendido un examen; el que no haya perdido un ser querido, esa persona que era indispensable en tu vida y ya no volverás a ver; el que no haya discutido o roto con su pareja; el que no se entiende con su hijo adolescente; el que no sabe cómo educar y vivir con un pequeño autista; el que ha pensado tirarse a morir porque no encuentra trabajo y las cuentas suben cada día; el que no perdió un amigo por las drogas o el Sida; el que viaja sin temor; el que le sobra el dinero y no sabe qué hacer con él porque no tiene amigos.

Estas no son todas, pero sí algunas de las razones que bien nos pudieran conducir a esa consulta que tanto hemos evitado.