Cuando Sex and The City salió al aire muy pronto todas las mujeres del mundo, comenzaron a tomar taxis para decirse  a sí mismas la frase: Sientete un neoyorkina, por las calles de tu ciudad. Hoya es mucho más fácil salir de un coctel con las amigas, o de una reunión de negocios y utilizar los Cupones Cabify para atravesar la ciudad como un auténtica chica citadina volando en un auto de alquiler.

Muchas de las veces es real que nuestro personaje favorito de la serie producida por HBO utilizaba estos servicios porque andaba en los tacones más altos que se pudieran crear, pero hoy, también muchas de las mujeres empresarias utilizan estos mismos zapatos para trabajar por lo que caminar de vuelta a casa no es una opción.

 

También al tomar un taxi existe una considerable cantidad de tiempo que se ahorra en situaciones de una agenda apretada de actividades donde solo da el tiempo para ir a  casa darse una ducha rápida y cambiar el vestuario, a veces por una más incómodo todavía que el de usar en el trabajo, que es la ropa de etiqueta para galas, conciertos y otras actividades nocturnas a las que las empresarias se ven obligadas a asistir.